Skip to main content

Costa Rica, fiel a la tradición de trato humanitario

Nota original en Sitio Oficial Presidencia de la República.

Foto tomada del Sitio Oficial Presidencia de la República

 

26  de octubre, 2016 - Más de 12.500 personas migrantes han sido registradas en la frontera de Paso Canoas desde abril pasado, fenómeno que despertó inquietudes en las comunidades de la zona norte y sur del país, desencadenando espacios de diálogo entre Gobierno, Municipalidades y delegados comunales, con el fin de concretar estrategias efectivas en conjunto para su abordaje y atención.

El desarrollo de amplias jornadas de intercambio con los representantes de las comunidades de la zona sur determinaron temas prioritarios como: el control y monitoreo del ingreso diario de las personas migrantes, en garantía de un tránsito más seguro y que vele por la protección del orden público. También, la oportuna atención y vigilancia de las condiciones de salud de los migrantes para prevenir enfermedades y muertes en poblaciones vulnerables y, el contacto continúo con las autoridades policiales de Panamá.

En la zona norte, la agenda abarcó: el cierre del centro de atención de Las Vueltas y la apertura del nuevo Centro de Atención en El Cruce, donde se colocaría el armado del campamento donado por el Gobierno de los Estados Unidos de América. Asimismo, el desahogo del sitio conocido como parqueo de Deldú, y el refuerzo de la presencia policial y la mejora en la recolección de desechos en este lugar.

Las acciones avanzan y los resultados son sólidos. La mejora de la atención a la población migrante con la apertura de un nuevo CATEM en El Cruce en La Cruz, el fortalecimiento de la seguridad pública y la vigilancia sanitaria en las comunidades, así como la clausura del parqueo Deldú, son algunas de las tareas ejecutadas en ambas fronteras del país.

Acuerdos progresan. Las autoridades de la Dirección de Migración y Extranjería trabajan diariamente por el cumplimiento de los protocolos de ingreso al territorio nacional;  la aduana fronteriza de Paso Canoas está desahogada.

Según datos de Migración y Extranjería, diariamente ingresan unas 100 personas migrantes extracontinentales y haitianos por esta frontera, quienes reciben el Permiso Temporal que les permite transitar durante 25 días por el territorio nacional.

Los centros de atención temporal para migrantes situados en Kilómetro 20 de Golfito y en Buenos Aires de Puntarenas, siguen funcionando para otorgar a estas personas techo, agua y alimentación básica, así como seguridad y condiciones mínimas de higiene y salud mientras continúan su camino.

En octubre pasado, el Presidente Luis Guillermo Solís y su homólogo panameño Juan Carlos Varela, sostuvieron una reunión en Boquete, Panamá. En ese encuentro los mandatarios acordaron reunir fuerzas para fortalecer la seguridad en las fronteras de ambos países,  aumentar la coordinación a nivel estratégico y operativo de seguridad y migración para afrontar los principales desafíos en materia de flujos migratorios irregulares y amenazas comunes a la seguridad ciudadana, en el área transfronteriza y en el ámbito regional, como lo son: el narcotráfico, el tráfico de armas y seres humanos, así como otras modalidades del crimen trasnacional.

El Gobierno cumplió con la comunidad de Las Vueltas en San Dimas de la Cruz, y cerró el Centro de Atención Temporal a Migrantes (CATEM), ubicado en esta localidad. Además, el sitio conocido como parqueo Deldú sigue en proceso de desalojo y las autoridades están trabajando para desocupar de manera permanente en los próximos días.

“El Deldú ha sido debilitado estratégicamente. A este lugar se le quitó primero un toldo con casi 200 personas. Posteriormente, se levantaron las tiendas vacías dentro de los toldos y se ingresaron a las personas que permanecían fuera de los toldos. A ellos se les reubica en el CATEM en El Jobo y El Cruce, y quienes no  quieren  trasladarse no se les permite instalarse en vía pública” afirmó Alonso Soto,funcionario de la Dirección de Migración y Extranjería.

La recolección de desechos en Deldú se ha intensificado y el resultado es notorio, lo que responde a la preocupación en materia sanitaria que manifestaba la comunidad. Según Soto, está casi eliminado -el Deldú-, quedando aproximadamente 250 personas en este lugar.

“En la vía pública no hay personas y en macho tigre (propiedad colindante con Deldú), se está desalojando” manifestó.

Nuevo CATEM en La Cruz.

La apertura del Centro de Atención Temporal a Migrantes (CATEM) en El Cruce de Santa Cecilia, La Cruz,  responde a los esfuerzos realizados por las autoridades de Gobierno, la Municipalidad de la Cruz y las comunidades de la zona, con el fin de mejorar la atención de las personas migrantes que ingresan al territorio nacional, el fortalecimiento de la seguridad pública y la vigilancia sanitaria.

El orden, la limpieza y la seguridad prevalece en este lugar, beneficio tanto para la población migrante como de los vecinos de La Cruz. El riguroso proceso de registro y la facilitación de información y pautas básicas en el idioma que estas personas comprenden (francés), son factores claves.

“Las familias están muy agradecidos con Costa Rica por facilitar información en el idioma que entienden desde el momento que ingresan al país”, expresó Yolanda Sarabia, traductora voluntaria en la atención de migrantes.

Este CATEM permanece abierto desde el 27 de setiembre y su instalación tiene capacidad para más de 1.000 personas, cuenta con 38 tiendas de campaña con espacio para 30 personas cada una, recintos de administración, seguridad, enfermería, sala de juegos infantiles y bodega. Posee 36 duchas, 40 cabañas sanitarias y áreas de lavado, fogones y alimentación.

Además, cuenta con tubería de agua potable para abastecer a más de 1.000 personas y se han recibido grupos de médicos voluntarios que llegan a brindar atención básica en las últimas semanas.

Este nuevo centro de atención ha impactado positivamente a la población migrante, principalmente a los niños que viajan con sus familia. “El CATEM  y en especial el centro de juegos ha sido de gran estímulo y ayuda para estos menores, comentó Alonso Soto.

Por su parte, José Obando, personero de la Cruz Roja Costarricense afirmó que de momento no se presenta ninguna condición especial de salud que pueda representar riesgos a la salud pública en el CATEM de El Cruce.

Trato digno y humanitario. Costa Rica es ejemplo para el mundo por el trato humanitario que brinda a las personas que salen de su país de origen o residencia con la esperanza de encontrar una mejor oportunidad de vida.

El ministro de Comunicación Mauricio Herrera, sostiene que el Gobierno ha afrontado de manera directa y realista la situación que vive el país con la oleada de migrantes que ingresan al territorio nacional de manera irregular y recalca que se continúa trabajando por una migración digna y ordenada.

Se le recuerda a la población migrante que ingresa al país por la frontera de Paso Canoas, debe realizar el registro migratorio, este es de carácter obligatorio. De no realizarlo se expone a ser detenido y deportado.

El registro le permite al Gobierno de Costa Rica brindar una atención básica humanitaria, entre la que se incluye asistencia médica y apoyo a las familias con niños y mujeres embarazadas.  Además, le permite a las autoridades costarricenses combatir contra el tráfico de personas.

Se solicita a la población migrante irregular que permanezca en los centros de atención autorizados en km20 en Golfito, y Buenos Aires. Si viaja a la frontera norte de Peñas Blancas, diríjase al Centro de Atención Temporal a Migrantes en El Cruce de Santa Cecilia o al Jobo, en La Cruz.

Agenda