Skip to main content

Autoridades reconocen el tráfico de personas sin control en frontera

Nota tomada de Panama América, por José Vásquez

El tráfico de seres humanos en la frontera tico-panameña se ha convertido en algo incontrolable.

 

05 de setiembre, 2016 - El sector de Paso Canoas, entre Panamá y Costa Rica, es utilizado actualmente para la trata de personas, el tráfico de armas, drogas y dinero, aseguran las autoridades de ambos países, quienes coordinan acciones, pero no han podido controlar estos problemas de seguridad en el cordón fronterizo.

Según informes de las autoridades, la trata de personas de Centroamérica a Panamá y viceversa sigue siendo el problema más álgido que se da debido a que se refiere tráfico de seres humanos para actividades laborales y sexuales.

A lo anterior se suman los grupos organizados que usan la zona para mover grandes cantidades de droga y armas de Centroamérica hacia Panamá.

En el caso del tráfico de seres humanos, se da con el objetivo de explotarlos laboralmente y, en muchas ocasiones, para actividades sexuales. Son las mujeres las principales víctimas.

El problema de seguridad entre Panamá y Costa Rica se da porque la zona es considerada vulnerable por la gran cantidad de trochas existentes y es imposible cubrirlas en su totalidad.

Ronald Villalobos, de la Dirección General de Migración de Costa Rica y miembro de la Coalición Nacional contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y la Trata de Personas, asegura que en este momento se busca fortalecer los lazos de cooperación con las autoridades panameñas con el objetivo de combatir el tráfico de seres humanos y brindar más apoyo a las víctimas de este ilícito.

"Nosotros sabemos que en las zonas fronterizas es donde se da una mayor incidencia en el traslado ilegal de personas, y la frontera entre Costa Rica y Panamá no es la excepción. Actualmente tenemos registradas, en lo que va del año, 30 víctimas, entre las cuales hay dominicanas, costarricenses, salvadoreñas y colombianas", dijo Villalobos.

Agregó que en el caso de las 30 personas, se pudo conocer que fueron víctimas del tráfico para ser explotadas en actividades sexuales y laborales.

No obstante, Villalobos reconoce que el mayor número de víctimas se da por explotación sexual, enfocada principalmente en mujeres, lo que genera una lucha para tratar de evitar que se registren más casos.

Explicó que en la actualidad trabajan con los organismos de seguridad para dar con las redes de personas que se dedican a la actividad del tráfico de seres humanos y lograr encausarlas y condenarlas.

Señaló que la situación de Panamá es similar, por lo cual se busca coordinar las acciones con las entidades policiales y de Migración para poder darles seguimiento a las víctimas de un país a otro y cooperar en busca de acabar con estas actividades.

El funcionario admite que con los puntos ciegos que tiene la frontera, es muy difícil hacer un control, y se necesita que la comunidad se sume a la lucha para combatir estos grupos organizados.

Claves

Para el gobernador de la provincia de Chiriquí, Hugo Méndez, el tema de la trata de personas es muy delicado, ya que en muchas ocasiones se genera por parte de grupos delictivos que de alguna forma están relacionados con actividades ilícitas como el tráfico de droga.

Las autoridades están conscientes de que la frontera con Costa Rica es muy difícil de controlar, pero el Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) y los organismos de seguridad trabajan en temas de inteligencia que permitan detectar a las personas que se dedican al tráfico de seres humanos, drogas, armas y dinero.

 

Agenda